El dinero digital

Tal vez nunca hayas oído hablar sobre las Criptomonedas. Puede que te suene al Antiguo Egipto o la Grecia Antigua. O, por el contrario, puede que estés familiarizado con términos como criptodivisa, Bitcoin, Ethereum, Dogecoin… Son monedas virtuales, es decir, que no existen como monedas ni billetes físicos.


Son monedas que pueden variar su valor de manera sorprendente, puede crecer y decrecer de un modo casi caprichoso. Por ejemplo, el Bitcoin, que es una de las más conocidas, empezó valiendo alrededor de 670€ allá por 2016 y en marzo de 2021 ha llegado a valer 51.000€; actualmente ronda los 29.000€.

Fueron muchos los que se lanzaron a invertir en Criptomonedas cuando vieron en ello un gran negocio, y fueron mucho los que sacaron tajada de ello. Pero como en todo, también hubo perdedores: personas que pusieron toda su esperanza, todos sus ahorros en esta divisa digital, y no les fue tan bien.


Jesús ya nos advirtió de que el amor al dinero es peligroso y que debemos poner nuestra prioridad en los tesoros en el cielo y no en la tierra.


Mateo 6:19-21 RV60
«No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde
ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín
corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro
tesoro, allí estará también vuestro corazón.»


Debemos poner nuestra confianza en Jesús, porque su valor no se ve menguado con el paso del tiempo. Es la mejor inversión que podemos hacer.

Efraín Rajoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *