1 Juan 2:1-6 | Seamos coherentes

Jesús es nuestro abogado para defendernos si pecamos, pero eso no es una licencia para pecar, sino que somos llamados a obedecerle, y esa obediencia será la demostración de que conocemos a Dios.

En este pasaje tenemos un llamado a la vida sin pecado, que es lo que caracteriza al seguidor de Jesús. Aún así pecamos, fallamos en el blanco y la solución para ello está en el arrepentimiento, la confesión y el perdón en Cristo. Pero si no hay tal confesión y vivimos pecando y justificando nuestro pecado, aparte de estar autoengañándonos, estamos evidenciando que no conocemos a Dios.

Este pasaje es útil para: Prevenir a conformistas con actitudes permisivas y consolar a los que tienen remordimientos de conciencia.

Partiendo de un Propósito Coherente, Teniendo una Defensa Coherente y una Cobertura Coherente, somos llamados a una Conducta Coherente, a un Discurso Coherente, que tendrá un Resultado Coherente, y para terminar un Ejemplo Coherente.

Por Esteban Figueirido