La santificación

Santificación es una obra progresiva de Dios y del hombre que nos lleva a estar cada vez más libres del pecado y que seamos más semejantes a Cristo en nuestra vida real (Grudem).

El creyente está en un proceso que se inicia desde la conversión, lleva una progresión que depende de nuestra disposición a la obra del E.S. en nosotros, y se completa cuando muramos o El Señor regrese a buscarnos.

Por Esteban Figueirido