No hay nada nuevo bajo el Sol

Vivimos en un mundo vertiginoso, la ciencia avanza rápidamente y nos invaden las noticias sobre nuevos descubrimientos técnicos y genéticos.
Todas estas informaciones apuntan a que se va a conseguir mejorar la vida de las personas para evitar o curar enfermedades o para mejorar la especie.
Pero, en realidad, lo que hoy es nuevo, mañana ya está obsoleto y continuamos en una búsqueda frenética para intentar suprimir totalmente las enfermedades, la vejez, es decir, no morir.

Hace muchos años, un sabio dijo lo siguiente:

“¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol”. Eclesiastés 1:9

Por muchos cambios, mejoras, innovaciones, descubrimientos que el hombre haga no podrá cambiar el hecho de que tendremos que morir sí o sí.

En un principio, el hombre no estaba destinado a morir; pero por causa de desobediencia, la muerte entró en el mundo y todos pasaremos por ella. La diferencia está en que algunos hemos creído que una persona llamada Jesús pagó el precio por nuestra desobediencia y moriremos sí, pero sabemos que un día resucitaremos para vivir eternamente con Él. Por desgracia, para otras personas no será así, resucitarán sí pero estarán eternamente condenados.

“Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”. Daniel 12:2

Y tú, que lees esto, ¿sabes cuál será tu destino en la resurrección?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *